Behorlegi .. Behorlegi

BatenBat-k sortua, 2005, apirila 4 - 00:00
Zailtasuna Oso zaila
Lurraldea Iparraldea
ABIAPUNTUA Behorlegi
Lotuta »Behorlegi (mendi)
Gora-behera-
Luzera-
Iraupena4:00 - 5:00
Alert

Guk ezin dugu ziurtatu ibilbide hau zuretzako egokia denik, ez eta zuzen azalduta dagoenik ere, arduraz jokatu ezazu. Ibilbide hau egiten baduzu, esaiguzu mesedez egokia den ala ez, zer zailtasun topatu dituzun, zein zuzenketa egingo zenituzkeen e.a. oharra jarraian erantsiz

Para llegar al pueblo de Behorlegi debe tomarse la carretera que accede a Donibane Garazi (St. Jean Pied de Port). Después de pasar Donibane Garazi, a unos 9 Km aproximadamente, existe una desviación a mano izquierda con la señalización Mendive y Behorlegi. El primer pueblo es Mendive y el sigujiente Behorlegi.
Para acceder a la montaña del mismo nombre, pueden seguirse dos rutas.
a) en coche hasta el collado de Landere.
b) andando, como buenos montañeros
La opción coche es muy cómoda, pues el collado de Landere está en la cota 1072 m, con lo que sólo tendremos que subir unos 200 m hasta la cima.
Para subir andando, no hay caminos muy definidos. Naturalmente, podemos subir por la carretera, pero no parece la mejor opción.
Teniendo en cuenta que no hay arbolado y tenemos siempre a la vista el Behorlegi, podemos subir por la ladera, campo a través.
Con un poco de suerte podemos encontrar lo que ha podido ser un sendero, pero está con muchas zarzas.
Aunque las cosas cambian, empezamos a subir por un atajo que nos encontramos justo al entrar en el pueblo, sin llegar a él. Seguimos un rato por la carretera y en un aprisco que nos encontramos a la derecha según subimos (a la izquierda, un poco más arriba hay un caserío) subimos campo a través.
Cruzaremos la carretera dos veces, accediendo al collado de Landere a través de la carretera. Según subimos, parece que deberemos descender antes de atacar el tramo final, pues no se ve el collado. Sin embargo, no será así, pues Landere está en las estribaciones del Behorlegi (derecha) y Hauskoa (izquierda)
El repecho final, de unos 200 metros de desnivel, tiene una fuerte pendiente, por lo que debe tomarse con paciencia. No hay camino definido, pero no existen dudas de por donde atacar.
En la cima, como en la mayor parte de los montes franceses, no hay ninguna indicación de donde nos encontramos.