Castillo de Achert

inaxio-k sortua, 2005, ekaina 9 - 22:18
Garaiera 2384 m
Mendialdea Oza
Kokapena ED50 30T X.690720, Y.4743990
WGS84 42.822847 N, -0.668170 E.
Abiapuntuak Oza
Gertu LAS MURALLAS* harrespila, Las MURALLAS* trikuharria, EL CAMPANIL tumulua, BARRANCO BARCAL MEDIO harrespila, BARRANCO BARCAL ALTO Oeste harrespila, BARRANCO BARCAL ALTO Oeste tumulua, BARRANCO BARCAL ALTO Este harrespila, BARRANCO EL BARCAL trikuharria, BARRANCO BARCAL (REFUGIO) harrespila, Anatera / Lañetera mendia, REFUGIO CAMPANIL zista, REFUGIO CAMPANIL harrespila, COLLADETA CAMPANIL SUR harrespila, COLLADETA CAMPANIL NORTE harrespila.
Lurraldeak Huesca.
Kategoriak EHMK.
images
Castillo de Achert
Selva de Ozatik ikusita ©Jose

Acherteko Gazteluak bere itxurari zor dio izena, izan ere haitzez inguratuta dago alde guztietatik goi aldean gordetzen duen bailara bitxia. Badu, halere, oinez eta nahikoa erraz zeharkatu daitekeen pasarte bat ere, eta hortik zeharkatzen du harresia Ozatik gora datorren igoera-bide arruntak. Ederrak dira Oza inguruak eta baita gailur honek inguruaren gain eskaintzen dituen ikuspegiak (Bisaurin, Aguerri, Zurizako mendiak...).

Irudiak

***

***

***

***

***

***

***

***

***

****

***

***

***

***

***

****

****

****

***

****

***

****

***

***

****

***

***

***

****

****

***

***

****

****

***

***

****

***

***

***

***

**

****

***

****

**

**

**

***

***

Lotutako orriak
[ibilbide] Gazteluari erasoa, Jose-k

La Corona de los Muertos aztarnategia

Selva de Ozako basoan ezkutaturik, “La Corona de los Muertos” izeneko aztarnategia dago. Bertan dagoen argibide-taula batek honela dio:

“La Corona de los Muertos

La Corona de los Muertos es un yacimiento arqueológico formado por círculos de piedras de diferentes tamaños y de diámetro variable. Estos círculos, que se construyeron desde el Neolítico Final hasta el fin de la Primera Edad del Hierro (3.000 a.C. – 500 a.C. aproximadamente), han sido considerados tradicionalmente como monumentos funerarios, como el resto de las construcciones megalíticas. Sin embargo, muchas han sido las excavaciones que no han aportado elementos que permitan atribuir una funcionalidad de este tipo, entre ellas ésta en la que nos encontramos.
Este hecho podría atribuirles otra funcionalidad que no tiene nada que ver con los enterramientos y es la de ser zócalos de cabañas, construidas con madera y pieles, y que servirían de vivienda en los periodos de verano, cuando el hombre viniera a estos parajes con sus ganados.

Las piedras utilizadas para la construcción de estos círculos proceden del río y por eso tienen formas redondeadas; otras son lajas con forma plana y han sido traídas de canteras cercanas.
Estos círculos de piedras son muy frecuentes en el valle del Aragón Suborden y se distribuyen geográficamente por todo el Pirineo Occidental y por la fachada atlántica hasta Inglaterra, siendo el yacimiento de la Corona de los Muertos uno de los ejemplos más importantes de los conocidos hasta este momento, no sólo por el número de círculos contabilizado, unos 120, sino porque los materiales que aportan nos permiten un conocimiento sobre su funcionalidad y uso.

En la Corona de los Muertos se han realizado excavaciones en dos puntos del yacimiento.
En la parte alta, que es donde nos encontramos, se han excavado varios círculos que han aportado materiales o instrumentos construidos con sílex, que eran las herramientas o útiles de los hombres prehistóricos. En esta parte del yacimiento también han sido localizadas armas y otros materiales de hierro de cronología medieval, que hicieron pensar en un principio que nos podíamos encontrar en el lugar donde se desarrolló la Batalla de Roncesvalles, pero esta teoría del historiados Antonio Ubieto no ha podido ser demostrada.
En la parte baja del yacimiento, los círculos son igual de abundantes que en la parte alta, lo que da una idea de la gran cantidad de estructuras que lo conforman y que se conservan en buen estado. En la parte baja, además de los círculos que aparecen acompañados de instrumentos de sílex, como puntas de flecha, raspadores, etc. De una cronología del Calcolítico o de la Edad del Bronce, se han encontrado otros instrumentos de una antigüedad mucho mayor, que nos permite llevar el origen del yacimiento al Epipaleolítico. Estos instrumentos, que se denominan microlitos, son puntas de flecha que eran convenientemente enmangados para usarlos con arcos para la caza de animales. También han aparecido abundantes raspadores, perforadores, etc.”

Ozako errege

Aitaren aitzineko esperientziak ekarri ninduen mendi honetara. Bitan huts eginda, ni ekarri ninduen amuletu bezala. Eguraldi txarrak saihestu zion gaina aipatu bitan.
Abiapuntua Ramiro el Monje kanpamendua, udan neska mutikoz sasita dagoena. Bertan, Euskara, Euskal Herriko hiriburu guztietan baino gehiago entzungo dugu ziurrenik garai honetan.
Kanpamendua zeharkatu eta basoan zeharka doan pista hartu, xenda maldatsua alde batera uztiz. Berehala irotsiko gara bidegurutze batera, non harri multzo handiak gora joatea gomendatzen digun. Xenda lerden baina gogorrak ordu baten buruan eramango gaitu txabola bat dagoen goiko zelaietara, bertatik Zurizako kate guztia aurrean izanik. Gora jo hemendik eta xenda jarraitu, harresia inguratuz, ordu erdi batean zehar gutxigorabehera. Orduan, arroka batean dagoen geziak, adi, ezkerretara eramango gaitu. Harresiak duen zulo bakarra izango dugu helburu. Bide hau patxadaz igo. Behin harresia gainditurik, oparia: goiko harana. Sekulako sentsazioak puntarako bidea jarraituz. Bistak ere paregabeak, batez ere Ossau, nola ez, eta Anayet aldera. Eskubian, Bisaurin tente, desafiatzen bezala. Ni bezalako zortea baduzue, sarrio gehiago ikusiko dituzue pertsonak baino. Totalera 6 ordu.

Laguntza gazteluan

2002-ko Abuztuan igo nintzen "Selba de Oza"tik eta bi azalpen egin nahi nituzke. Ibilbidea hasterakoan ez hartu zubi ondotik gora doan pista, GR 65 bidea baizik. Handik metro batzutara gorantz jarraitu.
Azkeneko igoera berriz ez dago zuzen-zuzen egin beharrik. Bailaran aurrerago joan daiteke eta gero, bidegurutze batean, gorantz hartu pixkanaka harresi ingurura igotzeko.
Txintxo ibili.