Artzamendi

inaxio (ez da egiaztatu)-k sortua, 2005, ekaina 9 - 22:18
Garaiera 926 m
Mendialdea
Kokapena ED50 30T X.629240, Y.4793400
WGS84 43.280465 N, -1.408449 E.
Abiapuntuak Bidarrai, Laxia, Amaiur, Urdazubi.
Gertu MENDITTIPIKO BIZKARRA harrespila, MENDITTIPIKO BIZKARRA zutarria, ZELAI trikuharria, ZELAI 4 (Mendittipi) harrespila, ZELAI harrespila, ZELAI zista, ZELAI zutarria, MEATSEKO BIZKARRA 2 zutarria, ARTZAMENDI trikuharria, ARLUXETA hego harrespila, MEATSEKO BIZKARRA zutarria, MEATSEKO BIZKARRA harrespila, ARLUXETA harrespila, ARTZAMENDI (Meatseko bizkarra) zutarria, MEATSEko lepoa harrespila, IUSKADI (Meatseko lepoa) trikuharria, IGUZKI IPAR harrespila, IGUZKI EKIALDE tumulua, ARLUXETA etxola hondoa, Iguzkimendi mendia, IGUZKIKO TONTORRA trikuharria, IGUZKIKO TONTORRA harrespila, EIHERALDEA 1 harrespila.
Lurraldeak Iparraldea.
Kategoriak EHMK.
images
Artzamendi
Artzamendi ©Enezubi

Lapurdiko mendirik altuena da eta horri zor izango dio hegaldiak zuzentzeko tontorrean eraikita dagoen instalazio itsusia. Eraikin horiek direla eta errepidea ere badu tontorreraino. Itxusiko haitzen inguruak aipamen berezia merezi du, oso inguru polita baita, Baigorri aldetik joanda.

Irudiak

***

***

***

***

***

***

***

***

***

****

***

***

***

***

***

***

***

****

****

***

****

***

****

****

***

***

***

***

**

***

***

Lotutako orriak

Harpeko Saindua

Joxemiel Barandiaranen _Diccionario Ilustrado de Mitología Vasca_ liburutik:

ARPEKO-SAINDIA.—Con este nombre o con su variante Arpeko-Saindua la Santa de la cueva es conocida una columna estalagmítica que ocupa el fondo de una gruta de Bidarray.
Esta gruta se halla abierta en los bancos de pudinga y de asperón que forman los escarpes meridionales del monte Zelharburu, una de las estribaciones de la montaña de Artzamendi-Iuskadi.
Es una zona de pastores de antigua tradición. Sobre el acantilado de Zelharburu, en el collado llamado Iuskadiko-lepo, existen varios cromlechs, un menhir y un dolmen, y en las vecinas lomas de Iuskadi y Artzamendi grupos de cromlechs.
Los peregrinos que visitan a esta «santa» vienen de todos los puntos cardinales, atravesando barrancos y escalando montes, andando las tortuosas sendas que parten de Errazu, de Amayur, de Ainhoa, de Itxassou y de Bidarray.
Esta última ruta es la más frecuentada. Atravesando en Bidarray el Nive por el puente de Onddoene que, según leyendas, fue construido en una noche por lamias, se toma a la derecha un camino que sube junto al arroyo Bastan-erreka; se pasa bordeando una piscina llamada Arranteia; hay que atravesar más lejos el arroyo, en un estrecho barranco, por el puente de Inpernuko-zubi \'puente de infierno\'; continuar el camino para atravesar de nuevo el arroyo y tomar la senda que sube al caserío Arrusia situado en la ladera meridional de monte Zelharburu, cerca ya del santuario. Recorriendo todavía cuesta arriba trescientos metros en dirección W.NW., se llega a la cueva de Arpeko-saindua.
La entrada de la cueva mira a E.SE. Tiene un vestíbulo de cinco metros de anchura, cinco de fondo y seis de altura. A la izquierda, a metro y medio de altura sobre el piso del vestíbulo, hay una estrecha galería a la que se sube por diez peldaños de piedra. Es sitio húmedo: el agua cae a gotas del techo. En el fondo de la galería hay una columna estalagmítica que llega hasta el techo: mide metro y pico de altura y dos decímetros de anchura media. Semeja un torso humano. Es la «santa» petrificada, que un día fue descubierta por los pastores de aquellos contornos.

He aquí cómo ocurrió el caso, según la versión del relato popular que oí de labios de la etxekoandre de Arrusia el 14 de noviembre de 1938, día en que visité la vez primera aquellos lugares:
Artzain-nexka bat galdu ornen zen Euzkei (Iuskai, Iuskadi) mendian. Burua bakarrik atxeman omen zuten. Gero atsetan, ainitz urtez, mintzoak entzuten omen zien. «Ago! ago!» erraiten omen zuen batek Euzkei-mendi aldetik. Behin, gau-erditan, argi bat ikusi omen zuten Zelharburuko arpean sartzen. Bertze batzuk erraiten zuten amabi argi ikusi zuztela. Inguruko baserritarrak arpera joain omen zien eta han ikusi omen zuten sainduain potreta. Gero ez omen zen mintzoik entzuten.
(Una zagala se perdió en el monte (Iuskai, Iuskadi). Hallaron tan sólo la cabeza. En adelante, de noche, durante muchos años, se oían voces. «Aguarda! aguarda!» gritaba alguien desde el lado de la montaña Euzkei. Una vez vieron, a medianoche, entrar una luz en la cueva de Zelharburu. Otros decían haber visto doce luces. Los aldeanos de los contornos acudieron a la cueva y allí vieron la estatua de la «santa». En adelante no se oían las voces.)

Estando aún dentro de la cueva, vi llegar del lado de Itxassou tres mujeres con dos niñas. Una de aquéllas, muchacha joven, encendió una velilla de cera, trazó con ella una cruz en el aire delante de la estalagmita y la depositó al pie de ésta para que allí se consumiera.
Delante de aquella estalagmita hay varias palmatorias apoyadas en resaltos de peña. En ellas los devotos colocan las velas que ofrendan a Arpeko-Saindua y frotan su cuerpo o sus miembros enfermos con el agua que se desliza por la superficie de aquel icono, cuya protección es invocada en casos de enfermedades de la piel y de los ojos. Los que sufren de eczema (en vasc. negal) son los que tienen devoción particular a la «santa» de esta gruta.
En las paredes de la cueva existen muchos exvotos: rosarios, cruces, medallas, peines, pañuelos, camisas y boinas que los enfermos dejan, creyendo que en tales prendas queda la enfermedad que les aquejaba.
Hay también un cepillo, donde los devotos depositan limosnas (dinero, ahora). Como el cepillo está roto, cualquiera puede robar el dinero allí contenido: se ven muchos billetes de 10 y de 20 francos. En el hueco que hay más allá de la estalagmita hemos visto varias monedas de bronce del siglo pasado: unas son francesas; otras, españolas. Fueron lanzadas allí, sin duda, no para sufragar los gastos que origina el cuidado de aquel «santuario», sino para la supuesta santa que allí se venera y sólo para ella; pues lo casi inaccesible del sitio a donde fueron echadas demuestra que sus donantes no querían que aquellas monedas cayeran en manos humanas.
Un pastor de la comarca y las ya citadas peregrinas de Itxassou me dijeron que, en cierta ocasión, los caseros de Arrusia cerraron con puerta la gruta y empezaron a cobrar cuota de entrada a los que venían a visitar a la «santa». Al poco tiempo se desgraciaron todas las ovejas de Arrusia, precipitándose peñas abajo. La familia de Arrusia comprendió entonces que aquello era castigo enviado por Arpeko-Saindua y volvieron a abrir la cueva.
En ésta se celebra anualmente, el día de la Trinidad, una romería que consiste principalmente en bailes. A ella van grupos de jóvenes de ambos sexos de los barrios y pueblos vecinos.

artzamendi mendia

itsasuko mendi gorena da